Las piedras de Ica bajo el microscopio:


1-Análisis de piedras falsas   
      

 
En esta primera parte se analiza bajo el microscopio una muestra al azar de dos piedras falsas que se asemejan a las verdaderas. Para tener una referencia, se aclara que me referiré a piedras falsas como  aquellas que actualmente se fabrican por artesanos lugareños para ser vendidas como recuerdos a turistas. Estas piedras falsas a veces vistas en fotografía pueden pasar por piedras auténticas.
Piedras auténticas son las que se encuentran ocasionalmente en enterramientos, cosa que ha sido extensamente documentada. En los enterramientos se encuentran dos tipos de piedras, unas más toscas que fueron realizadas por las culturas antiguas del imperio Inca (que aquí no son objeto de análisis), y otras que por sus insólitas características y su elevado número han ido a parar a colecciones y museos siendo su lugar de procedencia siempre un motivo de debate, y por lo tanto a partir de ahora me referiré a ellas como "supuestamente verdaderas" ya que no existe referencia de con respecto a que autores y culturas son verdaderas, un dato a favor de la originalidad y autenticidad de estas últimas es su rareza, ya que son imposibles de replicar en cuanto a manualidad destreza e imaginería de los grabados, y también por  las características físicas y aberraciones de la piedra que iré describiendo a lo largo de este artículo. Quiero insistir en que a través de la lente de una cámara de fotos o video aparentan ser iguales las falsas y las "supuestamente verdaderas". Observando la significación de los grabados las piedras falsas presentan dibujos intrascendentes y no seriados, mientras que las supuestamente verdaderas son portadoras de mensajes seriados que diferentes analistas y expertos, así como también aficionados invirtiendo mucho tiempo y recursos después de investigaciones en profundidad durante decenas de años, coinciden en asegurar que se trata de partes de un mensaje global, codificados en un tipo de "lenguaje universal". Otro dato interesante es que se han encontrado segundas partes de dichas series hasta cuarenta o más años después de haber aparecido la primera parte, siendo curiosamente las características de la piedra, el grabado y el dibujo los mismos (como si se hubiesen hecho al mismo tiempo), con el añadido de que los supuestos protagonistas de la autoría de las piedras ya habían fallecido antes de aparecer nuevas partes de las secuencias que faltaban.


                     
                                                  

 
   
 

Arriba: muestra consistente en dos piedras falsas de entre las muchas que se venden a los turistas en Perú, las cuales son analizadas bajo el microscopio a continuación.
A simple vista, y ya no digamos en fotografía,  cuesta distinguirlas de las piedras supuestamente verdaderas que he tomado como referencia de las que hablaré en el punto 2 (expuestas en museos y colecciones privadas).

 

 
Hacer clic sobre las fotos para verlas ampliadas
 

Detalle surcos 1

Detalle surcos 2
(50 aumentos)
Un objeto afilado ha arañado la superficie dejando líneas estriadas
Detalle surcos 3  
 
 
Detalle surcos 4
(200 aumentos).
Se observan las estrías del objeto utilizado para grabar la piedra.

Detalle surcos 5
La piedra se ve arañada con un objeto afilado

Detalle surcos 6  
       
 
El color negro no es homogéneo
en toda la superficie (50 aumentos)
El color negro de fondo no es homogéneo
y se intensifica en los agujeros donde se ha depositado más tinte (200 aumentos)
Rastros de pinceles o cepillos en el tinte
(200 aumentos)
 
   
   


Conclusión del análisis de piedras falsas:

Los detalles de los surcos en las dos piedras analizadas ampliados a 200 aumentos revelan que han sido producidos rayando la superficie de la piedra  por procedimientos mecánicos, no estando en ningún punto recubiertos por arena. Las líneas de los grabados con un color más claro debido a rayado de la superficie no presentan pátina de oxidación por lo que aparentan ser relativamente recientes.

Las figuras manufacturadas en la piedra han sido realzadas coloreando de negro toda el área externa exterior a la escena o figura  grabada  mediante uso de algún tinte viscoso, notándose que al secarse el tinte ha quedado concentrado en unas zonas más que en otras, siendo más oscuro en las pequeñas concavidades, delatándose además la aplicación de tinte mediante pinceles cuyo rastro ha quedado impreso al secarse. El resultado final es un color negro no homogéneo.


 

 

 



2-Análisis de piedras supuestamente verdaderas 
      
                     
                                                  

       
   

Arriba: cuatro muestras escogidas al azar, dos oscuras en bajo relieve y dos claras en alto relieve, entre una cantidad de piedras supuestamente verdaderas, las cuales se analizan y describen a continuación

     
Clic sobre las fotos para ver la ampliación
 
Curiosidad: "joven oportunista"
posando sobre una de las
 muestras para "hacerse la foto"
Detalle surcos 1
Piedra de color oscuro.
Surcos rellenos de arena
 
Detalle surcos 2
Grosor del surco < 1mm
"circulo" (50 aumentos)
Piedra de color claro
 
 
 
Detalle surcos 3
Piedra de color claro
Detalle surcos 4
"líneas cruzadas" (50 aumentos)
Detalle surcos 5
Piedra de color claro
 
       
 
Detalle surcos 6
Piedra de color claro
Detalle surcos 7
Piedra de color claro
Detalle surcos 8
"Curvas" ( 50 aumentos)
 
   
   
 
Detalle surcos 9
(50 aumentos)
Piedra de color oscuro
Detalle bajorrelieve:
Piedra parda con superficie rebajada
para resaltar grabado
Detalle surcos limpios de arena 1
Piedra de color oscuro
ver ampliación en negativo
 
 
 
Detalle surcos limpios de arena 2
No hay rastros de rayado reciente ni estrías
Piedra de color oscuro
Detalle surcos limpios de arena 3
Piedra de color oscuro
Detalle surcos limpios de arena 4
Piedra de color oscuro
 
       
 
Detalle surcos limpios de arena 5
Piedra de color oscuro
Detalle surcos limpios de arena 6
Piedra de color oscuro
Color en superficie homogéneo
Piedra de color oscuro (50 aumentos)
 
   
   
Color oscuro en superficie homogéneo, salpicado de zonas donde la finísima arena del desierto, de color más claro, se ha pegado.
Piedra de color oscuro (200 aumentos)
Concreción
Piedra de color claro (50 aumentos)
Concreción anterior
(200 aumentos)
     

Marcas de color azul, son unas pocas pequeñas manchas aisladas puntuales en la superficie de la piedra que nada tienen que ver con el grabado, posiblemente manchadas durante su extracción transporte o almacenamiento.

Marcas de color azul, son unas pocas pequeñas manchas aisladas puntuales en la superficie de la piedra que nada tienen que ver con el grabado, posiblemente manchadas durante su extracción transporte o almacenamiento.

Marcas de color azul fácilmente confundidas con lápiz
Otra vista
 
Piedras  con manchas microscópicas azules


 
Reacción dentro de una micro-
gota de agua corriente al caer
sobre la superficie de la piedra.
ver video

Casquete de piedra de Ica con un peso de 13 quilos, se separó de una matriz que posiblemente pesaba más de 40 quilos. Se encuentra recubierta de arena muy fina adherida cuyos gránulos tan finos como los del toner de una impresora láser no se aprecian ni a 200 aumentos.

Piedras  con manchas azules

 

Manchas azules (nada tienen que ver con las figuras grabadas, no corresponden a bocetos a lápiz ni nada parecido)

Cristalizaciones o concreciones azuladas
     
     
 
"Tapa" filmada en todo su
perímetro a 200 aumentos
ver video

"Tapa" desprendida posiblemente por un golpe. Dejando al descubierto el interior cristalizado de la piedra. Este se observa homogéneo y oscuro no mostrando evidencias de tratamiento exterior como quemado o embetunado recientes.
Vista interna cristalizada con bordes afilados 1
Vista interna cristalizada con bordes afilados 2

Quizás estas piedras poseen una estructura cristalina interna que las hace exfoliables en un plano de corte y se parten en forma de lascas pues existe un gran porcentaje de ellas presentando dichos cortes, tapas, planos y resquebrajaduras que truncan la piedra a lo largo de un plano casi perfecto.
Vista interna cristalizada con bordes afilados 1
Vista interna cristalizada con bordes afilados 2

"Tapa" pegada. La curva de sutura petrificada rodeando toda la piedra es claramente visible.
-Ver detalle ampliado en reverso piedra
-Ver detalle ampliado ojo atravesado por sutura
-La línea de sutura petrificada cubre los surcos de los grabados. Hipótesis:¿ se grabaron antes de solidificar la piedra blanda?.
 

Vasija precolombina incisa. Todos los detalles de las Piedras de Ica apuntan a que fueron  creadas del mismo modo que se crea una vasija cerámica. Motivo por el que las dataciones de termo-luminiscencia den una aproximación a la última vez que fueron cocidas a más de 100 grados centígrados, que tampoco tiene porque coincidir con su antigüedad real, puede ser mucho mayor, pero no menor.
 

Detalle de un ojo grabado con los surcos casi limpios de la típica arenilla blanca. Se puede apreciar la destreza en el grabado de una superficie tan dura sobre la cual un raspador o hoja de sierra afilada como oficialmente consta sorprendentemente no ha hecho saltar esquirlas en el interior del ojo. (espesor de los surcos : medio milímetro)
 

 

 

 

 

2.1- Análisis de una piedra supuestamente verdadera de 13 quilos  que se dejó a medio acabar

 

   

La piedra a la que se refiere este artículo  presenta un grabado donde aparecen 4  personajes, cada uno en contacto con los restantes a través de extremidades o  boca. A su vez cierran entre los cuatro un circulo. Aparenta describir más bien una secuencia de energías, reencarnaciones, o escalas dimensionales circulares entre los personajes que no una escena de caza.
Es un grabado complejo ejecutado con gran destreza.

Curiosamente esta piedra donde se aprecia una escena de coexistencia entre humanos y  dinosaurios, da la impresión que no fue terminada, sólo está parcialmente ennegrecida por la base y ningún surco presenta el característico relleno de arena. La observación mediante microscopio de los surcos limpios de arena, revela que no son tampoco recientes. Se observa una textura exactamente igual fuera y dentro de los surcos. No se aprecia la más mínima muesca ni rotura ni rastro de intervención mecánica reciente por herramienta. Los bordes están perfectamente marcados y sin embargo no hay  señales de agresión en superficie mediante objeto afilado para su ejecución. Las microfotografías  entre 50 y 200 aumentos, a continuación en este artículo, son todas de esta piedra.

 


 

 
Fotografías realizadas en microscopio con luz led frontal
(Hacer clic sobre las fotos para ampliar)
 
Detalle surcos 1
Cruce de líneas
(200 aumentos)
Detalle surcos 2
Cruces
(50 aumentos)
Detalle surcos 3
Ovalos ojo
 
 
 
Detalle surcos 4
Ovalos ojo
Detalle surcos 5
 
Detalle surcos 6
 
 

Fotografías en microscopio con luz led lateral
(Hacer clic sobre las fotos para ampliar)

 
 
Luz lateral para
resaltar el surco
 (50 aumentos)
Surco resaltado con
sombras de luz lateral
Ovalo ojo
 
 
 
Líneas cruzadas
 
Líneas cruzadas
(50 aumentos)
Detalle ojo
 
 
Detalle surcos
 
Detalle surcos, la curvatura
del rayo láser demuestra la
profundidad del surco.
Detalle surcos 
 
     
Microfotografía a 50 aumentos Detalle Detalle surcos a 50 aumentos
Detalle surcos
 
Detalle surcos
(50 aumentos)
Detalle surcos
 
Detalle surcos

 
Detalle surcos

 
Detalle círculos
(grosor surco 1 mm)
(200 aumentos)
     
Surco: 1 mm grosor
(200 aumentos)
Surco 1 mm anchura
 (200 aumentos)
Detalle surcos
(200 aumentos)


Conclusión del análisis de piedras supuestamente verdaderas:


En los surcos de las cinco piedras de muestra no aparecen estrías que indiquen haber sido grabados por procedimientos mecánicos, al menos recientemente, ya que si los hubiere se encontrarían cubiertos por una pátina de oxidación que no permite distinguir la textura y color interior de la exterior al surco,  no se observan incisiones ni desconchados o agresiones recientes por instrumentos afilados, la sensación es como si se hubiesen grabado estando la piedra blanda o derritiéndola. Además los surcos han sido elegantemente rellenados con arena fina para hacerlos visibles. A menudo no sólo el surco sino toda la superficie interior a la figura grabada ha sido resaltada mediante la adherencia de arenilla. Dicha arenilla se desprende al rascarla por lo que se deduce que han permanecido enterradas desde que se hicieron.  El color negro de la superficie es homogéneo (apenas se observan erosiones, como si estuviesen recién hechas)  fuera y dentro de los surcos presentando concreciones perfectamente petrificadas. En determinadas piedras se observan diminutas manchas aisladas de otro color , no apreciables por el ojo a simple vista, que parecen haber sido producidas a posteriori en algunos casos por manchado accidental o durante su extracción, transporte y almacenamiento. Se sabe que algunas piedras han sido coloreadas o han sufrido modificaciones sobre su superficie a posteriori por las mismas personas que las han encontrado, posiblemente para hacerlas más atractivas o con fines estéticos, para su comercialización o como adorno, lo que ha añadido mucha confusión a su análisis, siendo motivo suficiente para algunos como argumento de descrédito. En otros casos se observan cristalizaciones de color azul parecidas al sulfato de cobre, que podrían confundirse con rastros de lápices, que otros analistas escépticos han exhibido como prueba de bocetos previos a lápiz  para facilitar  el grabado posterior. Este argumento ha sido invalidado, tras la observación detallada al microscopio en diferentes muestras sobre gran número de piedras, no se puede sostener tal afirmación,  ya que esas manchas aparecen sólo en un porcentaje de piedras, de forma aleatoria sobre la superficie, sin relación con los surcos o grabados, sino más bien manchas aisladas y puntuales que posteriormente han concordado con concreciones debidas en algunos sino en todos los casos a la solidificación de unas gotas de liquido que aparecen sobre la superficie de las piedras, como se ha podido constatar por varios testigos independientes. Líquidos que por otro lado se ha observado que contienen sustancias activas formando cristalizaciones de forma muy dinámica.
Otro detalle peculiar de estas piedras supuestamente verdaderas es que frecuentemente presentan lo que ciertos analistas denominan "tapas" , una especie de resquebrajaduras como si en algún momento la piedra hubiese estado dividida en partes y luego ensambladas, hecho que se aprecia en algunas piedras en forma de "soldadura" o sutura que sobresale petrificada alrededor de parte o toda la grieta, aunque podría tratarse de vetas de mineral que recorren la piedra como en algún caso se ha observado, o bien de que toda la piedra es una estructura mineral cristalina que al partirse se separa en forma de "lascas" más o menos planas como ocurre por ejemplo con el sílex.
Una de las posibilidades para dar sentido al rompecabezas es que las piedras hayan sido fabricadas con algún tipo de cemento, barro, o mezcla de sustancias en forma de pasta solidificable, posibilitando manufacturar los surcos sobre una superficie blanda a modo de plastilina, si se hubiesen elaborado en forma análoga a una cerámica, las dataciones por termoluminiscencia al igual que cualquier huaco o vasija serían totalmente válidas,  el problema es que arrojan para estas piedras tiempos "imposibles" (edad mínima de entre 60.000 y 99.000 años B.P), además ¿cómo se podría modelar una piedra de media tonelada en blando sin dejar huellas de dedos o aplastamiento quedando completamente redondeada?. Las singulares propiedades de  las piedras de Ica, se encuentran ampliamente expuestas en otros artículos en Internet (www.piedrasdeica.net). No se ha visto ni una sola copia exactamente igual de estas piedras aunque si variaciones del mismo tema, ni errores por corrección en sus grabados, de una precisión y sencillez tan extrema que resultan imposibles, dan la impresión de haber sido grabadas por procedimientos manuales (no en serie o clonadas), además nadie es capaz de encontrar ni replicar su sustrato pétreo. Hay muy pocos videos donde se muestre cómo son realizadas, en uno de ellos Basilio Uchuya graba durante unos segundos una piedra , es probablemente un montaje inevitablemente tendencioso como ya sugirió en TV el Dr F. Jimenez del Oso, a fin de evitar las contradicciones legales del sistema cuando algo insólito aparece,  el caso es que no se ha hecho ningún análisis comparado serio publicado en ninguna revista sobre el objeto que aparecía fabricando Basilio Uchuya, que desde luego a los ojos de la cámara sin más, es fácil simular que una piedra falsa pase por verdadera.  En otro video se muestras a Irma  Gutiérrez de Aparcana fabricando otra (Video en Internet titulado: "The Making of Ica Stones in Peru") , pero las  piedras que se observan en dichos videos son simples réplicas que nada tienen que ver con las originales (Video en Internet: "Piedras Ica: Verdaderas, Falsas, Camufladas, DA11"). Sea como fuere las piedras de Ica, independientemente de su tiempo y procedencia, hacen replantear muchos prejuicios asimilados como conceptos, por ejemplo ¿existe algo en el universo que no se pueda fabricar, copiar, replicar y clonar con la adecuada tecnología,  y sirva de referencia como algo verdadero que deba tener en cuenta la arqueología y paleontología?, ¿es por eso que uno de los logros que más progreso ha aportado a la humanidad es su capacidad de copiar, frenado por el ánimo de lucro de los todopoderosos protegidos por férreas leyes de propiedad y secreto intelectual e industrial que frenan el progreso y arruinan a los usuarios desde comprar patentes a un inventor generalmente pobre para comercializarlas en masa o incluso esconderlas completamente, hasta privatizar fuentes de recursos naturales (agua, petróleo, gas...), pasando por patentar moléculas o partes esenciales de seres vivos animales o plantas?, ¿es todo aquello que consideramos original, incluido el dinero (monedas y billetes) algo más allá del consenso?, ¿qué es la realidad que nos cuentan y nunca nos paramos a comprobar (o no nos dejan) con nuestras propias manos?...


 


3-Análisis de las reacciones químicas en superficie. Descartada la hipótesis de que las piedras supuestamente verdaderas fueron preparadas mediante uso de lápices al no encontrarse rastros de éstos. Si se han encontrado concreciones aisladas que pueden llegar a asemejarse a marcas de lápices.
                         
                                                  

 
Una de las peculiaridades que presentan las Piedras de Ica originales, es que sin causa definida, de forma ocasional, por tanto hasta la fecha no replicable experimentalmente,  manifiestan reactividad en forma de segregaciones desde el interior, apareciendo una especie de gelatina o aceite poco viscoso. Ya son varias personas que han observado este efecto en diferentes momentos, lugares y  piedras ya sean de color oscuro o claro. En el presente artículo se describe el análisis observacional de uno de estos fenómenos en la piedra de la imagen (abajo) .
 




El 10 de Enero de 2010, de forma casual aprecié por primera vez la aparición sobre la superficie de la piedra de arriba, de unas manchas de humedad. La piedra se llegó a mojar tanto que en un principio pensé que alguien le estaba vertiendo algún líquido, cosa que pude descartar fácil y rápidamente, así como cualquier hipótesis que apuntase a otros factores exógenos, como por ejemplo goteras, incluso humedad o condensación ambiental, más bien parece producirse una reacción interna de tipo imbibición que mueve las segregaciones, si bien no se descarta algún tipo extraño de condensación o absorción de humedad.  Dicha piedra estuvo todo el tiempo junto a otras piedras con características idénticas y otros objetos minerales o de vidrio, pero era la única que manifestaba dramáticamente los efectos que se describen. Las supuraciones se repitieron posteriormente pasados tres meses y medio en condiciones de temperatura y humedad muy diferentes (días soleados y días lluviosos) por lo que no parece tener relación con estas dos variables, no obstante otros observadores independientes parecen haber notado este efecto de forma estacional, sólo en invierno en temporadas de lluvias y no en verano.

Pero veamos otros efectos curiosos, que se acompañan de imágenes.  El proceso podría resumirse en tres fases: En una primera fase (3 días aprox.) la piedra empezó a supurar gotas de líquido hasta un máximo quedando empapada y cambiando de color. En la segunda fase (14 días aprox.) permanencia sin alteraciones de  todas las gotas. Tercera fase (24 días aprox.) absorción progresiva de las gotas que fue dando paso a puntos microscópicos de residuo seco azulado no apreciable a simple vista. Durante las primeras fases los surcos de los grabados que habitualmente resaltan en color claro por estar rellenos de arena sobre el fondo negro de la piedra, tendían a oscurecerse, como ocultándose, al no contrastar con el negro. En la última fase a medida que se iba secando la piedra, los grabados iban recuperando su aspecto normal inicial, para finalmente mostrar el dibujo seco y bien contrastado como si nada hubiese pasado.

Aislé durante la primera fase unas gotas de la superficie pétrea sobre diferentes láminas de cristal portaobjetos recién desprecintados para su observación por microscopio, éstas transcurridos varios años siguen presentando el mismo aspecto sin signos de evaporación lo que hace suponer que debe contener algún aceite o gel que la mantiene intacta desde el primer día,
además no han cesado de presentar actividad en cuanto a cristalizaciones.

Al irse absorbiendo las minúsculas gotas de agua que se encuentran sobre la piedra hacia su interior, dejan en superficie una concreción o residuo seco azulado producto de alguna reacción o cristalización, siendo una posible explicación de las marcas que algunos investigadores han pensado que debía tratarse de trazas de lápices, sirviendo como argumento a escépticos sobre la singularidad de estas piedras. Durante los varios años que venía observando estas piedras era la primera vez que detectaba dicho fenómeno del cual ya tenía referencias por otra persona, referencias a las que en principio no hice caso por pensar que pudiera tratarse de una confusión.  Para gran sorpresa mía pude constatar que tenía absoluta razón sobre este espectacular fenómeno. Sólo añadir que a partir de una fotografía o video el ojo humano no distingue una piedra original de 20 Kg de otra que sea réplica en resina de unos pocos gramos (que las hay) o de otro tipo de copias (que también se hacen), sin embargo teniendo en la mano una verdadera y una falsa, y aplicando unos análisis sencillos la distinción es trivial.

El presente artículo es una revisión publicada con fecha de 6 de Noviembre de 2015. El artículo inicial era del 31 de Marzo de 2010.

 

 
Vistas  de la superficie  (Clic sobre las fotos para ampliar)
 
Piedra antes de segregar Piedra durante supuraciones Detalle supuraciones Detalle Detalle Detalle Detalle Detalle  
 
Detalle patas delanteras del dinosaurio Detalle Detalle Detalle patas delanteras del dinosaurio   Detalle patas delanteras del dinosaurio   Detalle patas delanteras del dinosaurio  
         
    Detalle patas delanteras del dinosaurio

Aspecto seco después de dos semanas de desaparecer las gotas

         

 
Vistas ampliadas de la superficie (Aumento: 200 X)
Gotas y surcos.
 
Grosor real de los surcos entre 0,5 y 1 mm                
 
Vistas ampliadas de la superficie (Aumento:50 X, 200 X)
Supuraciones y gotas.
 
                 
 
                 
 
                 
 
                 
       
                 
Vistas ampliadas sobre cristal (Aumento: 50 X)
Gota aislada sobre soporte cristal
         
Gota recién aislada Gota recién aislada Misma gota pasados dos meses y medio            
 
Vistas ampliadas de la superficie (Aumento: 200 X)
Formación de residuo seco azulado o falsa marca de lápiz
 
                 
 
                 
           
                 


Conclusión personal sobre las piedras de Ica:

Muchas de las razones que aportan y tratan de demostrar los escépticos sobre las verdaderas piedras de Ica que se encuentran expuestas en algunas colecciones privadas y museos,  como objetos fabricados por los lugareños para venderlas como recuerdos, no se sostienen cuando los ejemplares son analizados en laboratorio. Se ha demostrado que las supuestas marcas de lápiz no son tales, que las piedras no presentan restos de bocetos a lápiz sobre su superficie, que sus características físicas cuando se miran punto por punto y minuciosamente, son tan insólitas que es imposible realizar una copia exacta de las mismas, de hecho la única prueba frente a una cámara que se ha realizado de fabricación de una de esas piedras tiene aspecto de ser un montaje para calmar al gran público sobre la posibilidad de tener que replantear y girar 180 grados nuestro conocimiento de la historia de la Tierra y la humanidad tal como nos lo han explicado hasta ahora, y el estado hipnótico en que nos encontramos sumidos sobre una especie de realidad virtual que pende de un hilo (de transmisión de información y poder). Además los detalles de los mensajes grabados plantean retos de momento inasumibles. No existe ninguna documentación de laboratorio que demuestre claramente que las piedras están realizadas mediante técnicas actuales o conocidas, lo que choca con el aspecto de que las piedras parecen recién hechas (posiblemente porque han permanecido enterradas desde que se fabricaron en uno de los desiertos más áridos del mundo, en el cual incluso fósiles de esqueletos de ballenas se preservan en rocas de la superficie desde hace millones de años sin ningún estrato por encima). Más de 50 años de investigaciones no han bastado para lograr identificar claramente al autor o autores de las piedras, de las que se estima que existen más de 50.000, algunas de más de media tonelada de peso. No son los únicos objetos molestos para nuestro "orgullo", lo mismo podemos decir de las pirámides de Egipto, las líneas de Nazca, los círculos de las cosechas, los colosales muros de Puma Punku, y muchas otras pruebas que para autosatisfacernos no dudamos en atribuir semejante despliegue técnico y de conocimiento a simples instrumentos rituales fanático-religiosos, lo cierto es que están ahí para asombro de nuestra humanidad actual, ya que no tengo la menor duda de que existió ( y existe en este momento) como mínimo otra humanidad, sino varias, que no tienen ningún interés en darse a conocer, simplemente actúan cuando les conviene. Ahora la pregunta: ¿qué papel jugamos dentro de esa otra "supuesta" humanidad?
 


4-Algunas otras características físicas insólitas sobre las piedras de Ica supuestamente verdaderas:

 

Las piedras verdaderas sean de color oscuro o de color claro, alto o bajo relieve, tienen comportamiento metálico, pues los imanes quedan pegados a ellas, . Otra característica que no pasa desapercibida a quién la sujeta en la mano, es su elevada densidad (peso en función del tamaño).
Analistas han descrito un magnetismo aberrante a lo largo de la superficie de las piedras. Para más detalles consultar www.piedrasdeica.net
- Ver video: comportamiento metálico de las Piedras de Ica

Nuevas hipótesis apuntan a que las piedras de Ica podrían haber sido grabadas superponiendo una capa blanda, aparentemente "cerámica" y por tanto datable por técnicas de termo-luminiscencia.  Clic sobre la foto de la izquierda para ampliar detalle. No obstante tampoco se han encontrado marcas de ningún tipo de como se ha podido ejecutar tal técnica sin dejar huellas de instrumentos o manos. Video que muestra desconchaduras en la cáscara superficial de las piedras de Ica (buscar en Internet: "Reportaje al Perú Canal 7 Televisión Peruana ICA Museo de Piedras").
 

Hipótesis basada en datos comparativos sobre la técnica de fabricación de las piedras de Ica:

1:Incisión en blando sobre material cerámico:
A la izquierda vasijas de colecciones precolombinas en el Museo de América de Madrid donde se observan técnicas de grabados incisos.

2:Incisión en piedra:
A la derecha: canto rodado de andesita sin grabar (Bolivia), guijarros prehistóricos (Mérida) con un búho y líneas grabados, abajo tablilla Sumeria grabada en piedra (Caixaforum BCN) , y en el extremo de la derecha piedra Om Mani del Tibet

Cerámica precolombina. Se observan incisiones cubiertas de arena fina similares a las Piedras de Ica. ¿Es posible que las Piedras de Ica sean algún tipo de cemento o cerámica?

 

Otras vistas (ampliables)

 Piedra de Ica grabada en bajorrelieve: ¿si fuese un canto rodado de andesita del río Ica como pudo abollarse o arrugarse? Los ablandadores de  piedras
Desde un punto de observación frontal, el sujeto puede ver líneas rectas, desde el resto de puntos sólo ve arcos curvos que es lo que en realidad hay grabado. Como si las imágenes estuviesen proyectadas. Es decir sobre una superficie de Riemann esférica donde todo es curvo, las líneas se ven perfectamente rectas. Este efecto en la matemática euclidiana aplicada a la Tierra ha dado lugar a debates sobre el valor teórico de Pi  como erróneo en la práctica. -Foto: comparativa de la misma piedra sin moverse de posición, vista desde dos ángulos diferentes: nótense los bordes de la mesa de operaciones vista como línea recta y como línea curva.
-Curiosa cristalera relizada por Gaudí en Astorga, donde se ven tres triángulos de Riemann (sobre una esfera, elipsoide o parabolide la distancia más corta entre dos puntos no es recta sino curva, al igual que ocurre en nuestra realidad cotidiana)
Bandas y vetas de cristalización en forma de anillos que rodean algunas  piedras en un plano de corte casi perfecto.  

 

Renet Vado


Volver a inicio